14 enero, 2016
0
Sin categoría
Emprendimiento
Opinión
Noticias
 
Alejandro López, egresado de Turismo (EUSA) y CEO de la startup Producer Database, nos cuenta en primera persona su experiencia en la aceleradora Rocket Space de Silicon Valley, donde tuvo la oportunidad de pasar un mes gracias a una beca de la Universidad de Sevilla.

Alejandro López  y Humberto León, compañeros en Rocket Space
Alejandro López y Umberto León codo con codo en Rocket Space

“El primer día en San Francisco fue duro a la par que emocionante: llegar a Rocket Space, la aceleradora de donde salieron nada  más y nada menos que Über y Spotify entre otros gigantes, después de cruzar el distrito financiero de la capital mundial de la tecnología, impresiona mucho.

El edificio de Rocket Space está en Sansome Street, tiene más de catorce plantas y sólo se puede acceder con una tarjeta de identificación, que aparte te da acceso a determinadas plantas según tu nivel de permisos. La bienvenida se da en el cuarto piso, donde te presentan al equipo y te explican cómo funciona el lugar: una planta para presentaciones (como los pitches de los ganadores del Spain South Summit), otra donde está el Spain Tech Center y el resto oficinas de startups y salas de reuniones o cabinas privadas para hacer videoconferencias.

No hay mentores (o al menos nosotros no los tuvimos), así que dependes por un lado de las amistades y contactos que hagas con otros emprendedores (yo tuve la suerte de tener al lado una startup de e-commerce que acababa de sacarse 2 millones de dólares de inversión) y por otro de una intranet muy completa donde si tienes una duda o problema, cualquier persona que esté en Rocket puede responderte: te dicen en qué te pueden ayudar, te indican una planta, una hora y vas y te tomas un café con alguien dispuesto a guiarte.

En mi caso quedé con el CEO irlandés de una empresa de gamificación que me ayudó a preparar una estrategia de follow-up, y con un programador indio de una startup de e-health que me ayudó a preparar los temas de visados para mudarme a San Francisco más adelante, por unas ofertas de trabajo que tengo pendientes (¡!).

Cada cierto tiempo realizan iniciativas para hacer networking, durante mi estancia allí tocó una especie de Desayuno de CEOs, donde se trae a un experto de un determinado tema y se discute sobre él. Esa mañana, un chico que tenía una app móvil de fotos hablaba de sus dificultades para llegar a usuarios (a pesar de contar ya con cientos de miles de descargas) y las estrategias que habían usado y cómo las iban readaptar a la nueva fase donde se encontraban. Tomé nota de todo.

Además, pude asistir a una charla de una abogada especializada en Startups que nos dio las indicaciones para montar una empresa en Estados Unidos, o trabajar con USA desde nuestro país. En esa charla además de mí, estuvo un chico brasileño que había creado una bebida estilo guaraná, y estaba empezando a introducirla allí.

Una cosa que también me llamó la atención fue conocer a emprendedores tecnológicos con estudios de humanidades como Filosofía o Literatura. También una noche que me invitaron a cenar hamburguesas rústicas en un sitio donde había una banda tocando bluegrass (con banjo y todo) donde pude conocer al director de marketing de una conocida empresa de allí que era matemático.

Aparte del funcionamiento de Rocket Space, si tuviese que destacar algo, es la sensación general de presión. El nivel es muy alto, las startups que hay allí son potentes y cualquiera puede ser la próxima Über. El ver qué están haciendo tus vecinos te obliga a mejorar continuamente.

Mi estancia la planteé de la siguiente forma:

Primeros 3 días: reunión con el CEO de Rocket Space, Duncan Logan. Intenté quedar con él los primeros días para que criticase mi startup ProDB y tener todo el mes para mejorarla en base a sus observaciones. Estuvimos poco más de media hora y como emprendedor y como persona, ha sido la reunión más decisiva que he tenido nunca. Miramos redes en las que me inspiré como Linkedin e IMDB, desgranamos lo que hacía a mi proyecto distinto de los demás, y me emplazó a tener confianza en mi factor diferencial y a omitir todo lo demás hasta que no fuera realmente bueno en eso que me da valor. Que no tuviera prisa por escalar hasta que no tuviera a la base de usuarios «core» completamente «delighted». En fin, una serie de consejos que en cuanto salí, transcribí a mano y que tengo guardados como oro en paño. Es brutal hablar con alguien que te dice que determinada empresa superconocida lo hizo de tal manera…. porque lo vio y vivió en primera persona.

Primeras dos semanas: mejora de la plataforma y aprender a pensar como un emprendedor americano. Después de la reunión con Duncan Logan, desde las ocho de la mañana a las ocho de la tarde, programar y rediseñar la plataforma para enfocarla única y exclusivamente a la propuesta de valor. Así de lunes a domingo, aprovechando que Rocket abre 24/7. A partir de las ocho, y hasta las 10, leer artículos y comprar/leer libros que recomendaban los compañeros de planta. Los temas principales fueron Analytics, Growth Hacking y Business Strategy. De 10 a 12 de la noche, escribir a mano lo aprendido durante el día y empezar a preparar un «handbook» para consultar a la vuelta a España sobre cosas que no se enseñan aquí.

Tercera semana: marketing y presentaciones. Fui a todos los pitches que pude (tuve la oportunidad de que una startup irlandesa me invitase al Ireland Pitch Night, organizado por el homónimo irlandés del Spain Tech Center, en un bar irlandés. Toda una experiencia).El objetivo: Aprender a vender como un americano. Al final descubres que los inversores siempre preguntan las mismas cosas: tracción actual (cuantos usuarios mueves), competencia y posición respecto a ella (tracción de los demás que hacen lo mismo que tú, en comparación contigo), y previsiones de crecimiento de mercado (qué tracción tendrás en el futuro). Además tuve la suerte de vivir la preparación del Black Friday con una empresa de e-commerce y ver cómo planteaban la métrica y la adquisición y conversión de usuarios.

Cuarta Semana: herramientas. Acopio de todos los recursos web de pago y gratuitos de los que se valían los compañeros de planta para medir impactos, clicks, engagements, métricas… todo.

He conseguido muchos y buenos contactos, he visto cómo trabajan las grandes promesas y he tenido la suerte de que me enseñen a aplicar muchas cosas que ellos hacen. He podido trabajar codo con codo con Umberto de Isbitech, que ha sido compañero de batalla, amigo, coach y arquitecto de información excepcional y decisivo a la hora de mejorar mi plataforma (la forma de mostrar los contenidos en la ProDB ha salido de su cabeza) y que me parece un crack a nivel de Silicon Valley, y me he traído de vuelta un manual de emprendimiento y un listado de herramientas que van a ser decisivas.

Quien quiera hablar de la experiencia o tomarse un café un día y comentar, mi dirección es alejandro.l@producerdb.com«

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>