La Universidad de Sevilla, como Centro Público de Investigación, genera de forma continua resultados de investigación de mayor o menor aplicación en el mercado, que deben ser protegidos por su posible transferencia a los sectores socio-económicos interesados en su explotación. Dichos resultados de investigación, también pueden generar la creación de nuevas empresas basadas en el uso de tecnologías o conocimientos desarrollados a partir de la actividad investigadora.

¿Qué es una patente?

Una patente es un título de propiedad que otorga el Estado sobre las invenciones. Dicho título permite impedir a terceros la fabricación, venta o utilización comercial de la invención protegida en el tiempo y el espacio. El concepto de patente no está definido en la Ley de forma clara, pero sí indirectamente, a través de su artículo 4.4,  no considerando invenciones patentables:

  • Los descubrimientos, las teorías científicas y los métodos matemáticos.
  • Las obras literarias y artísticas o cualquier otra creación estética, así como las obras científicas.
  • Los planes, reglas y métodos para el ejercicio de actividades intelectuales, para juegos o para actividades económico-comerciales, así como los programas de ordenador.
  • Las formas de presentar informaciones.
  • Los métodos de tratamiento quirúrgico o terapéutico del cuerpo humano o animal.

A esta lista de exclusiones se unen una serie de invenciones que se exceptúan de la patentabilidad (art. 5).

  • Las invenciones cuya publicación o explotación sean contraria al orden público o a las buenas costumbres
  • Las variedades vegetales que puedan acogerse a la normativa de la Ley de marzo de 1975 sobre Protección de las Obtenciones Vegetales.
  • Las razas animales
  • Los procedimientos esencialmente biológicos de obtención de vegetales o animales.

Requisitos para patentar

La concesión de una patente está vinculada al cumplimiento de una serie de requisitos exigidos por Ley según la cual es patentable toda invención nueva, que tenga actividad inventiva y sea susceptible de aplicación industrial (art. 4.1).

  • Novedad.- El requisito de la novedad obliga a que la invención no esté comprendida dentro del estado de la técnica, entendiéndose como tal todo lo que se ha hecho accesible al público por cualquier medio y en cualquier lugar del mundo con fecha anterior a la presentación de la solicitud en el registro.
  • Actividad inventiva.- Se refiere a aquella actividad que no resulta del estado de la técnica de una manera evidente para un experto en la materia.
    El estado de la técnica que se tiene en cuenta es el conjunto de los conocimientos existentes en general y de modo unitario.
  • Aplicación industrial.- Supone que el objeto de la invención puede ser fabricado o utilizado en cualquier clase de industria, incluida la agrícola.

A todos estos requisitos se suma la denominada suficiencia de la investigación, requisito por el que la invención para la que se solicita protección se tiene que presentar descrita de forma que cualquier experto en la materia pueda reproducirla con la información contenida en la solicitud. Esto no implica que se vierta toda la información y Know-How en la memoria, únicamente aquella información necesaria para que, una vez transcurrido el tiempo de explotación en exclusiva por parte del titular, se pueda seguir explotando.



Secretariado de Transferencia de Conocimiento y Emprendimiento
Pabellón de Brasil. Paseo de las Delicias, s/n
41013 Sevilla (España)
Tfno: +34 954 48 81 18 | Fax: +34 954 48 81 17 | e-mail: sectran@us.es